El cuerpo o el viento

“El cuerpo o el viento”, fotografía de Delia Panpahoy, 2008


Ya la niebla desciende

azul y fría como un espectro

dejando jirones de su sudario

enganchados en las esquinas del amanecer

Y desde el sueño me entro en el cuerpo

abandonado y tibio

que me recoge

con la cóncava familiaridad 

de la cuna de un niño.

Me entro

me calzo la carne que me cubre

suave y conocida carne y piel y pelo

Y entonces

el viento ya no me atraviesa porque

se interpone el cuerpo

porque

tengo la materialidad de la piedra

una cosecha de átomos que se concentra

cuajándose en mí.

Y camino

respiro

recorro

inspiro

trabajo

espiro

como

suspiro

converso

Y expiro un poco

la carne ya no me sienta tan bien

no.

Pero se va tendiendo la noche sobre la ciudad

como una inmensa pantera

envolviéndola en su oscuro terciopelo

y abrigando el silencio

Así que lentamente me desvisto

de la piel cansada, de la carne

y con la ceremonia de una sagrada ofrenda

Agradezco,

devuelvo mi cuerpo

Y dejo que me atraviese el viento.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *