¿Porqué me amas?

Nubes de emoción y pensamiento - Fotografía de Delia Govantes
Nubes de emoción y pensamiento – Fotografía de Delia Govantes


Preguntas que haces pero hablan de ti (2)



Si mas de una vez has preguntado a una pareja tuya “¿porqué me amas?” cabe la posibilidad de que sostengas la creencia, a un nivel consciente o inconsciente, de que el amor atiende a razones, que en el amor hay una lógica que se premia con este mismo amor.

Si eso fuera así lo más probable sería también que tú mismo albergues serias dudas sobre lo “razonablemente amable” que seas. Tus padres o las personas que te cuidaron te exigieron un comportamiento razonable, de acuerdo a sus preceptos y normas en los cuales residía toda lógica y razón. Según ellos.

Se esforzaron muchísimo en hacerte discernir lo que estaba bien y lo que estaba mal, pero curiosamente casi todo parecía siempre estar mal y poco bien.


Te prometieron su amor a cambio de hacer lo correcto, lo adecuado, lo que estaba bien, pero por mas que te esforzabas no lograbas sentir ese amor. A lo sumo te daban unas pocas palabras o una recompensa material, pero se resistían a entregar un amor que ellos mismos desconocían, alejado como estaba por sus barrotes mentales.


Te creíste malo o mala por eso. Te juzgaste según sus valores comparándote por la altura del premio obtenido.

Y aun hoy, cuando se te escapa entre bromas esa pregunta, mas allá de la curiosidad se halla la duda sobre si existen razones para amarte. O quizás, en tu vida cotidiana sobrevives sobreesforzándote para los demás, en una lucha inconsciente por acumular motivos convertibles en amor.


Si te sorprendes haciendo esa pregunta, dale la vuelta y dirígela hacia ti ¿porqué me amo? Si no entras en razonamientos, si cierras los ojos y te dejas sentir tu cuerpo vivo y palpitante, la energía infinita de tu corazón, te darás cuenta que la respuesta es simplemente “porque me amo”.


El amor ES. Nada mas y nada menos. Está ahí, en ti y está en tu amante. En todos lados está siempre y es tan grande que no existe lógica, ley ni razón capaz de definirlo o domesticarlo, empaquetarlo o manipularlo.


Tu creencia, por insignificante que te parezca, te limita en el amor. Las razones que pides o las razones que das te apartan, como a tus antepasados, de la libertad de expresar el amor que llevas y de que todo el amor que te rodea se exprese a través de ti.


Date cuenta, libérate y déjate llevar por Él.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *