La Fuerza de una repetición Ancestral



Hoy se cumplen años del nacimiento del fallecido cantante Jeff Buckley. Su historia es paradigmática sobre cómo es que funciona la psicogenealogía. Murió un 29 de mayo a la edad de 30 años ahogado en un río en Memphis, Tennessee mientras hacia el tonto un día en que todo se torció con uno de sus acompañantes en sus giras. Un 29 de junio 22 años antes su padre, el también famoso cantautor Tim Buckley, moría por una sobredosis de heroína mientras acompañaba a uno de sus músicos en una noche estúpida de borrachera, durante una gira en Dallas, Texas. Tenía 28 años. Para mas inri no era adicto, ni tan siquiera consumidor ocasional de esa droga e igualmente murió ahogado, al dejar sus pulmones de respirar por el adormecimiento causado por la droga. ¿ Demasiadas coincidencias ? No cuando sabemos que nuestros destinos están enzarzados en las repeticiones de aquello que la familia ha vivido previamente. Jeff era doble de su padre, fue concebido probablemente alrededor de la fecha del cumpleaños de Tim, se llevaban entre fechas nueve meses justo de diferencia. Este tipo de relación entre fechas determina una intención inconsciente de crear una persona en la que proyectarse en el futuro abriendo camino a toda una serie de repeticiones que van jalonando la vida del doblador, con sus éxitos y sus fracasos. Jeff podría haber aprendido algo de los paralelismos que había entre su vida y la de su padre y no haberse dejado llevar de aquella manera absurda que le condujo a la muerte como a Tim le llevo a la suya propia el dejarse enfrascar en aquella espiral de alcohol peleas y finalmente heroína en la que le metió el músico de su banda. Jeff se pasó su vida repitiendo a su padre sin preguntarse siquiera que podría acabar como el. Fue reconocido en vida por el único álbum que grabo, Grace, como un inigualable intérprete de “covers”, versiones de otros artistas. Pero la mejor versión que hizo fue interpretar a su padre. La clavó.

Su versión de Hallelujah de Leonard Cohen esta considerada mejor incluso que la 

original.    
  
 
Y aquí su padre tocando una canción que se haría mucho más famosa después por su 

publicitaria versión que sonó en un anuncio de perfume. 



Para terminar de redondear el tema aquí os dejo la archifamosa versión de Song to the Siren 

que hicieron This Mortal Coil en los ochenta y que popularizo un anuncio en los noventa. 

He elegido este video precisamente porque viene la letra subtitulada en español. 

Al leerla a más de un@ le puede dar un escalofrío, pues resulta asombrosamente 

premonitoria de toda la historia que hemos contado sobre este padre, su hijo y el hechizo

 que compartían. 



Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *